Cuando Sophia Loren inspiró uno de los modelos míticos de Peugeot: el 504

0
92 views

El mítico 504, un modelo diseñado hace ahora 50 años por Pininfarina cuyos icónicos faros trapezoidales se inspiraron en los ojos de la inolvidable actriz italiana

En 1968, Peugeot lanzaba al mercado la berlina 504. Heredera del 404, inauguraba la saga 500 y supuso el comienzo de la era moderna de su gama en cuanto a imagen. Diseño elegante, equipamiento tecnológico, riqueza de versiones y comportamiento dinámico eran distintivos, ya en la época, de aquel modelo. Conceptuado como el tope de gama en la época dentro de Peugeot, como su antecesor fue diseñado por Pininfarina. Uno de sus «guiños» estéticos más característicos eran los faros en forma trapezoidal, que el propia y famoso carrocero llegó a conceptuar como «los ojos de Sophia Loren».

Además de por esos elementos, el 504 es recordado por la horizontalidad de la calandra, sus varillas, el efecto interior de sus faros (que simulaban estar cincelados mediante un escoplo) o la figura de las ópticas traseras, que recordaba a un boomerang. Sus trazos serían una constante en modelos posteriores de Peugeot como los 206, 407, 607, entre otros.

El 504 también supuso una revolución técnica. Incluyó cuatro frenos de disco asistidos, suspensión trasera independiente e incluso línea quebrada del capó portaequipajes. Su equipamiento incluía cinturones de seguridad, radiocasete, tapicería de cuero, dirección asistida, elevalunas eléctricos o aire acondicionado.

Y había variedad de siluetas: sedán, coupé y cabriolét descapotable, a los que desde principios de los 70 se añadió una declinación familiar. Hasta el 504 Riviera, un shooting brake derivado del coupé que nunca llegó a producirse, pero que supuso un adelanto a su época. También hubo un 504 pick-up con tracción a las cuatro ruedas realizado en colaboración con la firma Dangel.

peugeot 504

Tendencia y solvencia

Por motores, hubo 504 de gasolina y diésel, desde 1.800 cc a 2.700, y a partir de 53 CV hasta 144 CV. Postura de conducción cómoda y gran visibilidad desde el volante, buen paso por curva, suavidad de conducción, buena capacidad para filtrar baches y aplomo definían un comportamiento sobre todo orientado al confort. Así, fue un éxito comercial: hasta 2006 se siguió fabricando en Nigeria; en total, Peugeot ensambló 3.700.000 unidades en cuatro décadas de modelo.

Por ello, no extraña que fuese «Car of the Year», que la marca hiciese 62.000 al año en origen, pero que ya en 1960 aumentase a 220.000, y en 1970 a 600.000. Es más, pese a la Crisis del Petróleo, en 1973 se ensamblaban 765.930 vehículos de este modelo un modelo que se produjo en Sochaux (Francia), Buenos Aires (Argentina), Vigo (España), la citada Nigeria…

Hasta participó en competición fruto de su fiabilidad y durabilidad. En África cosechó victorias en pruebas como el Rally Safari, el Rally Bandama Costa de Marfil o el Rally de Marruecos.

Peugeot