Renault 5 Turbo, un auto icónico solo para pocos afortunados

0
291 views
Renault 5 turbo 1 2

El Renault siempre se ha caracterizado por ser un carro con muchos seguidores y una gran reputación construida en base a buenas experiencias en carreteras y caminos de todo el mundo. La historia comenzó en 1976 cuando se dieron los primeros bocetos del modelo Jeam Terramorsi, quien por cierto fallecería aquel año, y dejaría en manos de Marcelo Gandini el proyecto hasta su consolidación.

Renault Sport se encargó del diseño y ejecución de las pruebas aerodinámicas en Dieppe. Una ciudad marítima francesa, ubicada en la costa del Canal de la Mancha, frente a las Islas Británicas. Justamente, en esa localidad, dos años después se pudo observar el primer Renault 5 de color negro, antes que Heuliez realizara la segunda propuesta.

La propuesta del Renault 5 sería un excelente escaparate publicitario, no solo para la marca, y el modelo en sí, sino para aprovechar la tendencia turbo del momento, la cual siempre capitalizó Renault y se convirtió en referencia en el tiempo.

Esa temporada fue clave para Renault, asistió con varios modelos al Salón del Automovil de Paris. Allí estrenó el Renault 4 GTL, el 5 automático, su nueva gama del 18 y 14 con TS, y el 30 TX. Pero sin duda alguna, toda la atención de la prensa e invitados especiales fue focalizada por aquel memorable Renault 5 Turbo, un modelo de impecable color rojo y que acentuó su brillo y esplendor ante el acecho de los flashes.

Esta presentación permitió mostrar los detalles de la novedad, con una carrocería ensanchada y rebajada. El techo, el portón y las puertas estaban fabricadas en aluminio para aligerar el peso. Las llantas delanteras tenían una alineación ligera de 340 mm de diámetro, las delanteras y de 360 mm las traseras, con neumáticos de medidas de 190/55 y 220/55 para darle más porte deportivo.

Otras de las novedades se presentaban en el capó y las aletas traseras del auto, ya que estaban realizadas en poliéster y en estas últimas, se introdujeron tomas de aire para refrigerar el motor.

Los acabados eran otras de las grandes bondades del Renault 5, su confort, elegancia y calidad además de la combinación de colores eran parte de los atributos que más destacaban. Los asientos incorporaban una tapicería que combinaba y su tablero presentaba un diseño equilibrado, futurista y al mismo tiempo deportivo.

En cuanto al motor, el Renault 5, tenía cuatro cilindros en línea derivado del R5 Alpine, mejor conocido en varios países como Copa. Tenía también un turbo Garret T3, con presión máxima de 860 g/cm3 con una caja de cambios de 5 relaciones. Las cuatro ruedas contaban con un elemento destacable, eran independientes ya que contaban con torsión delantera, barra estabilizadora y amortiguadores hidráulicos. Al momento del frenado, la bestia francesa se encargaba de los frenos con discos ventilados de grandes dimensiones.

La historia del Renault 5 continuó en octubre de 1982 cuando salió al mercado la segunda variante, perdió algunos elementos incluido su singular salpicadero. Todos estos cambios en contra, también lo hicieron más accesible, para el momento oscilaba entre los 18.000 a 14.000 euros.

Renault se encargó de desarrollar varias series de edición especial a lo largo de su vida. En 1982 por ejemplo, salió la versión Cévennes, con un motor que permitia 200 CV y su peso llegaba a los 45 kilos. Luego lanzaron el Tour de Cosrse con 260 CV. Más adelante, en 1985 salió al mercado el Maxi Turbo con 350 CV y un aumento a 910 kilos de peso. El motor de esta edición, también subió de cilindraje a 1.527 cm3.

El Renault 5 consiguió sus mejores proezas en el Campeonato del Mundo de Rallyes, fue justamente, el piloto Jean Ragnotti quien logró las victorias de Montecarlo 1981, y los tours de Córcega de 1982 y 1985.

Es de destacar también que, el Renault Turbo 2, conocido como el culogordo, dejó de salir al mercado en 1986. Las cifras de fabricación oscilan en 1.363 unidades de la primera serie entre 1980-82 y de la segunda, 3.183 entre 1983 y 1986. Fue la despedida del carro más radical que ha construido la gigante francesa hasta el momento.

Sin duda, los adjetivos calificativos se quedan cortos, cuando intentamos describir al Renault 5 Turbo. Una máquina que produce sensaciones y con gran presencia. Su aspecto solamente, ya produce respeto e imponencia, y es una automóvil de rally adaptado para andar por vías llenas de historias y grandes paisajes. En definitiva, el Renault 5 Turbo es uno de los coches más icónicos de los maravillosos años 80 y que está al alcance de solo unos pocos afortunados…

Renault 5 Maxi Turbo
Renault 5 Maxi Turbo