BMW comenzará pruebas de su modelo X5 de hidrógeno

0
1 views
bmw-x5-hidrogeno

El gigante alemán del mundo automovilístico, BMW, anunció esta semana que iniciarán las primeras pruebas en carreteras de su modelo X5 de hidrógeno, el BMW i Hydrogen NEXT. La noticia la ofrecieron a través de la red social Twitter. 

Las pruebas se realizarían en carreteras públicas de Europa, entrando este prototipo en una siguiente fase de su desarrollo. Este coche ya ha pasado por diferentes evaluaciones en circuitos y pistas cerrados, pero ahora entrará en la etapa de ser probado en vías corrientes para conocer su experiencia de uso real. 

Lo que lo diferencia

BMW experimenta un cambio con este prototipo, ¿cuál? Este nuevo modelo limitado está basado en su serie actual X5, y aunque a nivel de diseño externo permanece casi igual (tan solo variando con un estampado azul en las partes delantera y trasera) lo que realmente cambia es en su interior.

El BMW i Hydrogen NEXT integra una tecnología del futuro, es decir, más amable con el planeta, siendo “propulsado por un motor eléctrico que funciona mediante una pila de hidrógeno”, explicado en palabras del fabricante de autos. 

Ahora, ¿qué diferencias aporta incorporar una pila de hidrógeno a un motor eléctrico? La compañía explica que continúa siendo vehículo eléctrico, pero “capaz de generar su propia electricidad gracias a un proceso conocido como electrólisis inversa”.

La empresa sostiene que mientras los autos eléctricos ‘convencionales’ funcionan con una batería eléctrica que necesita recargase, “el automóvil con pila de hidrógeno solo necesita disponer de hidrógeno para provocar la reacción química que libera electricidad para mover el motor eléctrico”. 

Energía limpia

Y es que con este paso, la emisiones invernaderos son cero. El uso de esta tecnología de energía limpia no produce contaminación ambiental. Asimismo, el abastecimiento de hidrógeno es rápido y sencillo. La compañía automotriz apunta a que las estaciones de servicio puedan transformarse en puntos de repostaje de hidrógeno sin muchas dificultades.

Otro punto de interés, es que esta tecnología de pilas de hidrógeno puede integrarse a los vehículos convencionales, y se cree que los primeros coches propulsados de esta manera puedan comenzar a comercializarse a partir de 2025.