Corría el año 1981 y en ese entonces Jean Boillot, el flamante presidente de la casa Peugeot, busca darle una imagen más deportiva a su compañía. Como buen visionario, decidió poner en marcha el diseño de un vehículo para rallyes y puso a Jean Todt al mando del proyecto.

Todt, hoy en día presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), debía concebir el coche con dos premisas: el auto debía tener tracción integral -que en ese momentos le estaba dando buenos resultados a Audi- y debía ser similar en diseño al Peugeot 205, que aún estaba en fase de desarrollo.

Para comenzar la confección del coche, los ingenieros del proyecto decidieron tomar lo mejor de los coches de rallyes punteros en ese entonces y juntarlo en un solo auto.

Al igual que en el exitoso Renault 5 Turbo, se respetó la estética del utilitario original, pero se le encontró otro sitio al bloque, lo que terminó alargando la batalla a 120 mm. Por otro lado, el concepto de carrocería con un portón trasero que movía parte del techo para dar un buen acceso al motor, parecía ser inspirado en el Lancia 307. Hacerlo con tracción integral -al estilo Audi Quattro- era una condición fundamental.

La motorización del Peugeot 205 Turbo

Para motorizar el Peugeot 205 Turbo se decidió eliminar el pesado V6 PRV, que se desarrollaron en conjunto Renault y Volvo en los años 70, y se uso el ligero motor de cuatro cilindros en línea de 1755 cc, derivado de la familia XU.

Además, se le acopló un turbocompresor KKK y una culata de 16 válvulas. Y de allí nació la denominación del vehículo: Turbo 16 o, estilizado, T16.

Contaba, también, cono una caja de cambios de 5 velocidades heredada del Citroen SM.

Listas para el examen de la FIA

A finales de marzo de 1984, Peugeot ya tenía lista 200 unidades de calle del Turbo 16 para ser testeadas por la FIA, que en ese entonces tenía las siglas FISA. El 1 de abril de ese año, un mes después de la presentación del Peugeot 205 GTi, el T16 fue homologado.

Las unidades de calle tenían 200 CV y estuvieron disponibles en color gris antracita. El modelo de competición contaba con 350 CV, gracias a que se realizó un aumento en la presión del soplado del turbo hasta 1,4 bar y de la relación de compresión de 6,5:1 a 7,1:1.

La versión de rallyes era 300 kg más ligera que el modelo urbano. Esta reducción en el peso se debía, en gran parte, al empleo de kevlar en los paneles de carrocería.

Actuación del Peugeot Turbo 16 en el Mundial de Rally

El Tour de Corse de mayo de 1984 fue el escenario en el que debutó la versión competitiva del Peugeot 205 T16. Ari Vatanen y Jean Pierre Nicolas fueron los pilotos al volante de la dos unidades oficiales, aunque la primera victoria del auto se dio en agosto de ese año.

El finlandés Vatanen la consiguió en el 1.000 Lagos, que se disputó precisamente en su país. En la temporada 1985, el equipo Peugeot Talbot Sport decidió cambiar a sus pilotos y puso en sus autos a Bruno Sabi -solo para las pruebas en asfalto- y a Timo Salonen. Una jugada pensada para conseguir más triunfos.

En el Tour de Cose, además, debutó la versión EVO 2 del Peugeot 205 Turbo 16, la cual tenía como principal característica unos alerones enormes.

A nivel mecánico, se cambió el turbo KKK por un Garret con una presión de soplado variable entre 2,6 bar y 3,0 bar, llegando a ofrecer hasta 550 CV de potencia. El monocasco fue cambiado en la zona trasera por un entramado tubular y el peso se redujo hasta los 910 kg.

Gracias a las modificaciones, el equipo de Peugeot dominó a sus pares de Audi y Lancia y -a pesar del nefasto accidente de Vatanen en Argentina, donde casi pierde la vida- ganó el campeonato de Constructores y de Pilotos, que recayó en Timo Salone.

Tiempo después, los Peugeot 205 Turbo fueron adaptados para participar en las competencias de Raids. El objetivo era ganar el París-Dakar.