El recuerdo imborrable de Niki Lauda

0
257
niki lauda

Niki Lauda dejó una huella imborrable en la historia de la Fórmula 1. Fue, sin lugar a duda, uno de los pilotos más prolijos que pasó por la categoría reina del automovilismo mundial. Meticuloso y perfeccionista, Lauda conquistó tres campeonatos del mundo y agrandó su leyenda después de sufrir un grave accidente. 

Lauda -cuyo nombre completo es Nikolaus Andreas Lauda- nació en Viena, Austria, el 22 de febrero de 1949. Su familia lo formó como un hombre de negocios, pero se rebeló para seguir sus sueños: ser un piloto de carreras. 

Se inició en las competiciones de autos en 1968 y en 1970 dio el paso hasta la Fórmula 3.  Un año más tarde y con un préstamo bancario para seguir su carrera, firmó con el equipo March de la Fórmula 2 Europea. 

El primer triunfo de Lauda en la Fórmula 1 fue en el campeonato celebrado en 1974, año en que se convirtió en piloto de Ferrari tras ser fichado por el propio Enzo Ferrari. Antes había corrido para las escuderías March y BRM.

En su primer año con Ferrari -estuvo desde 1974 hasta 1977- se impuso en los Grandes Premios de España y de Holanda. Finalizó en el cuarto lugar del campeonato con 38 puntos. Pero esa campaña solo era un presagio para lo que venía. 

En 1975, con el brasileño Emerson Fittipaldi y el argentino Carlos Reutemann como principales contendores, Lauda ganó su primer mundial. Se subió a lo más alto del podio en los Grandes Premios de Mónaco, Bélgica, Suecia, Francia y Estados Unidos, para un total de 64.5 puntos. 

La tragedia tocó la puerta de Lauda

En 1976, Lauda se presentaba como el flamante campeón y los especialistas lo tenían como principal favorito para repetir el título. Y todo había comenzado bien: triunfó en cinco de los nueve Grandes Premios que disputó en la temporada hasta que su vida dio un vuelco. 

En la décima carrera del campeonato, el Gran Premio de Alemania en Nürburgring, Lauda perdió el control de su bólido en una de las exigentes curvas del circuito y estrelló su Ferrari contra un muro de protección.

Lauda estaba envuelto en llamas y fue socorrido por varios pilotos que se detuvieron al ver el aparatoso accidente. El austriaco sufrió severas quemaduras que deformaron su rostro a tal punto de quedar irreconocible. 

Sus probabilidades de vivir eran escasas. En el hospital donde fue atendido, Lauda recibió la extremaunción. 

Ese 1 de agosto de 1976 casi le pone fin a la carrera de Lauda. Aún quedaban varias carreras por disputarse en el calendario y Lauda podía coronarse sin competir ya que tenía una gran diferencia sobre James Hunt (McLaren) y Jody Scheckter (Tyrrell).

Ante todo pronóstico, Lauda solo estuvo fuera de las pistas por un mes y medio. Volvió para el Gran Premio de Italia, en el cual quedó cuarto. En Canadá finalizó octavo y en Estados Unidos fue tercero. 

Para el último Gran Premio de la temporada -en Japón- Lauda tenía solo tres puntos de ventaja sobre Hunt. Un diluvio castigó el circuito de Fuji el día de la carrera y a las pocas vueltas, Lauda se paró en boxes y decidió abandonar la carrera. 

Esa decisión le dio a Hunt su primer y único campeonato en su historia.

niki lauda

La redención

En la temporada siguiente -la de 1977- Lauda volvió por todo lo alto y se proclamó campeón del mundo con Ferrari. Sin embargo, las relaciones con la escudería italiana se deterioraron y al año siguiente pasó a formar parte del equipo Parmalat Racing Team, con el cual no pudo competir por el título. 

Luego de una breve pausa entre 1979 y 1981, Lauda volvió a las pistas con McLaren en 1982. Con un auto competitivo, el austriaco apodado “Súper Rata”, demostró nuevamente su valía y ganó el campeonato por tercera y última vez en 1984, año en que debutaba Ayrton Senna

Después de la temporada de 1985, Lauda puso fin a su carrera como piloto de Fórmula 1 y se dedicó a su empresa de aviación, Chárter Lauda Air.  

Pero Lauda no parecía gustarle mucho la idea de mantenerse alejado de los paddocks, pues en 1995 se convirtió en consejero técnico de Ferrari. Fue, por cierto, quien tuvo la idea de fichar a Michael Schumacher, quien le dio 5 títulos seguidos a Ferrari.