Juan Manuel Fangio es considerado un prodigio y un héroe de las carreras de F1, el grande de las pistas. Salvó a la Fórmula 1 de terminar abruptamente luego de la tragedia de Le Mans en el que fallecieron 81 personas. 

Considerado por los especialistas como uno de los pilotos más destacados y profesionales de todos los tiempos. Sus grandes habilidades lo llevaron a ser cinco veces campeón de la F1 en los años 1951 y 1954 a 1957. 

Sufrió muchos accidentes durante su trayectoria que casi le cuestan la vida, pese a esto siempre salió adelante. Dando a conocer su pasión por las carreras que se veía reflejada a la hora de sentarse detrás del volante, se convertía en otra persona. Capaz de lograr las mejores hazañas que dejaban asombrados a espectadores y rivales. 

Su perseverancia lo impulsó a ser un piloto excepcional, sus grandes hazañas lo convirtieron en leyenda. Permanecerá en la memoria de todos aquellos que siguieron de cerca su carrera y en los que hoy en día son fanáticos de las carreras.

Juan Manuel Fangio antes de la fama

Fangio nació el 24 de junio de 1911 en la ciudad de Balcarce, provincia de Buenos Aires en Argentina. En el seno de una familia sencilla y humilde de inmigrantes italianos. 

Uno de sus primeros trabajos sería en un taller mecánico, en el cual aprovechaba de aprender más sobre el funcionamiento de los automóviles. 

Además de apasionarle los automóviles también le gustaba el fútbol, gracias a este deporte es conocido cariñosamente como “El chueco”. Apodo que llevaría por el resto de su vida.  

juan manuel fangio

Sus inicios como piloto

En el año 1934 participó en su primera carrera, cabe destacar que para la época los circuitos argentinos eran muy peligrosos, carentes de buena seguridad. Lo que hacía que el mero hecho de participar lo convirtiera en un triunfador. 

En los años 1940 y 1941, Juan Manuel Fangio demostró su carácter persistente y sus ganas de luchar cuando se coronó dos veces como Campeón Nacional Argentino. Su gran anhelo era viajar a Europa para obtener aún más victorias, sin embargo, en medio de la Segunda Guerra Mundial tuvo que aplazarlo.

Dos años después de terminar el conflicto, en el año de 1947 fue enviado finalmente a Europa, con el apoyo financiero del entonces presidente Perón. En ese momento Fangio pudo demostrar sus excelentes habilidades al mundo, convirtiéndose en un guerrero detrás del volante.  

En Europa triunfa en San Remo, Pau, Perpiñán y Marsella con Maserati, y en Monza al pilotear un Ferrari

Fangio en la Fórmula 1

El 1950 abre paso a la nueva era del Gran Prix cuando debuta la Fórmula 1. En este momento Fangio había sido incluido como piloto de Alfa Romeo. Resultando ese mismo año en subcampeón del mundo. En el año 1951 obtiene su primera victoria mundial. 

En 1952 sufrió un grave accidente con un Maserati que casi le cuesta la vida, obligándolo a salir de las pistas por casi 2 temporadas. 

En 1954 luego de recuperarse vuelve a las carreras, pero esta vez se pasó a Mercedes y pudo consagrarse por segunda vez como campeón mundial. 

El siguiente año con Mercedes volvió a triunfar como campeón del mundo por tercera vez. Con su compañero el inglés, Sterling Moss,  hacían un excelente equipo. 

Luego de la tragedia de Le Mans donde se produjo la muerte de 81 espectadores en 1955, Mercedes se retiró del automovilismo. Este hecho hizo que se manejara la idea de que los gobiernos europeos terminaran con la Fórmula 1 a causa del desastre.

En 1956 se cambia a Ferrari donde Juan Manuel Fangio logró 6 pole positions en 7 carreras y obteniendo el triunfo en 3 de ellas. Y quedando segundo en el resto. Con ese campeonato obtuvo su cuarto título mundial. 

En 1957 vuelve a Maserati, dejando atrás a Ferrari. Con esta estrategia conquistó su quinto título mundial, realizando maniobras extraordinarias. En una hazaña realizada en el circuito alemán de Nürburgring en la que tuvo que avanzar rápidamente. Faltando una vuelta logró sobrepasar dos Ferraris ante la incredulidad el público y de sus más habilidosos rivales.

Gracias a esta gran maniobra ganó el premio anual de la Academia Francesa de Deportes, como el autor de la mejor y más sobresaliente hazaña deportiva del mundo. 

Retiro definitivo y fallecimiento

Luego de participar en el Gran Prix de 1958, Fangio se retira definitivamente de las pistas de carreras. Volvió a su garaje sabiendo que pudo salvar la Fórmula 1 luego de la tragedia de 1955. 

Se sintió bien luego de haber marcado un hito en la historia de las carreras. Habiendo establecido un estándar de excelencia y gran dominio del volante que difícilmente volvamos a ver en otro piloto.

El 14 de julio de 1995 padece una insuficiencia respiratoria y es diagnosticado con bronconeumonía. Dos días después tuvo una crisis respiratoria donde su estado se agravó. 

Juan Manuel Fangio muere el 17 de julio a la edad 84 años, en Buenos Aires. 

El legado de Juan Manuel Fangio

Fangio fue y será siempre el mejor piloto de todos los tiempos, considerado un virtuoso del volante y héroe de la F1. A pesar de todos los obstáculos que tuvo que sortear, muchos por la época en que se dio su carrera. Donde las condiciones de seguridad en las pistas eran muy precarias. 

Pudo, sin embargo, lograr salir adelante gracias a su esfuerzo y valentía. Desde muy joven estuvo interesado en los automóviles, algo que le permitió convertirse en el gran piloto que fue. Ya que conocía muy bien el funcionamiento de estas máquinas, permitiéndole desarrollar habilidades extraordinarias que pudo usar luego en la pista. 

En Argentina existen varios monumentos en honor a Fangio, dentro de los cuales podemos encontrar el Museo de Fangio en Balcarce, su ciudad natal. Autódromo Fangio en la misma ciudad, Monumento a Fangio en Puerto Madero y Monumento a Fangio en la Costanera Sur ambos en Buenos Aires.

En el extranjero podemos encontrar Monumentos a Fangio en Europa en lugares como España, Alemania, Italia y Mónaco. 

juan manuel fangio