La increíble historia del Renault 5: un auto revolucionario

Renault, la icónica fabrica de autos francesa, se ha caracterizado por presentar vehículos que han dejado huella en el mundo del automovilismo. Su presencia en todo el mundo y la vigencia de sus coches así lo confirman. 

Queriendo estar a la vanguardia, la marca gala le dio vida al Renault 5, un coche especial y que en 1972 salió para marcar un antes y un después en los automóviles de turismo. Conocido por todos como el R5, tenía como principal misión ser el reemplazo de su coche con más éxito: el Renault 4.

La idea de los franceses era hacer un auto de fácil mantenimiento, pequeño y con una mecánica sencilla.

El particular nacimiento del Renault 5

La idea de crear un auto que cambiará el mundo de los turismo llegó de la mente de uno de los miembros más importantes de Renault, Bernard Hanon, quien en ese entonces era el director de proyectos de la marca.

Según historiadores especializados en automovilismo, Hanon buscaba atraer a los jóvenes y a las mujeres con un auto que estuviera adaptado a los nuevos hábitos de la sociedad de la época de los 70, ávida de cosas nuevas y prácticas. 

De inmediato, Renault decidió poner en manos de Michael Boué el diseño del nuevo R5. Este tomó como referencia el Renault 4 y en apenas dos borradores consiguió lo que quería.

El R5 medía 3,5 metros, poseía una carrocería tipo monocasco con tres puertas y el motor estaba ubicado en posición transversal, una novedad para ese entonces. Sin embargo, el auto aún tenía la palanca de cambios en la parte alta del salpicadero, como su antecesor. 

De igual forma, el éxito del Renault 5 fue inmediato. Se vendió “como pan caliente” en alrededor de todo el mundo. El número de unidades distribuidas llegó a 5,5 millones en su primer año de lanzamiento. 

Fue profeta en su casa. El Renault 5 lideró sólidamente las ventas de automóviles en Francia entre los años 1972 y 1986.

La producción del Renault 5 se realizó en Francia y España. 

El éxito del Renault 5 también se debió a su evolución y su capacidad para adaptarse a las necesidades del mercado. En el año 1974 llegó la versión LS y el R5 recibió equipación de alta gama. 

En España este modelo se empezó a comercializar en 1975 con el nombre de TS, del inglés Tourisme Sport. Esta versión contaba con un motor de 1289 CC, 64 CV y un novedoso carburador Weber-Bressel de doble cuerpo.

Con este modelo, los campeones mundiales Carlos Sainz, cuyo hijo Carlos Sainz Jr. compite en la Fórmula 1, y Chus Puras dieron sus primeros pasos en el automovilismo de competición. El vehículo, en pocas palabras, los empujó a ser lo que fueron en otrora. 

Posteriormente, Renault sacó sendas versiones: el GTE y el R5 Alpine, que tenía un motor de 1.397 cc y 90 CV. En 1978, se presentó un modelo de R5 con una caja de cambios automática, algo que movió las ventas aún más. 

Un año después, llegó la versión de cinco puertas y se empezaron a usar motores turbos en los R5, lo cual le dio paso al Renault 5 Turbo. 

Y el tiempo pasó y Renault decidió renovar a su gran estrella: en 1984 llegó el Supercinco, un modelo que buscaba mantener la esencia del diseño original pero dándole un toque más moderno y con mejores prestaciones. 

El Supercinco llegó con nuevos motores y un interior mucho más amplio.

Para 1991, Renault decidió dar por terminada la producción del R5 y le dio paso al Clio, que hoy en día sigue vigente. 

Los autos eléctricos de Renault, una mirada al futuro

En su afán de tener autos amigables con el medio ambiente, Renault sigue innovando en su gama de autos eléctricos. En marzo pasado, la compañía del rombo presentó la Renault Kangoo E-Tech, una nueva variante de su furgoneta más popular.

Esta nueva Kangoo tiene un motor de 75 kW, que equivale a 102 CV, en conjunto con un par motor de 245 Nm. Su autonomía es bastante buena, ya que puede andar unos 265 kilómetros con una carga completa.