Maserati

Fundación: 1er de diciembre 1914

Fundador: Alfieri Maserati

Propietario: Fiat Chrysler Automobiles

Sitio internet: https://www.maserati.com

Maserati, una marca con historia familiar

Los autos deportivos en cualquier rincón del mundo tienen sus encantos, y es que como no, sus modelos de lujo, acabados perfectos, colores vibrantes, y pare usted de contar, son detalles que pueden llamar la atención de cualquiera. Pero detrás de cada uno de ellos existe una gran historia, es por ello que hoy te contaremos la historia de una de las marcas de automóviles más prestigiosa de todo el mundo, Maserati.

Esta prestigiosa marca tiene una gran historia familiar, la cual tiene sus inicios nada más y nada menos que en pleno auge de la primera guerra mundial, concretamente el 1 de diciembre de 1914, cuando los hermanos Maserati inauguraron la Società Anonima Officine Alfieri Maserati en Bolonia, Italia. Este era un modesto taller en donde se realizaban y preparaban motores Isotta Fraschini, los cuales eran utilizados en las competiciones locales.

Los hermanos mantuvieron este oficio durante los primeros doce años del taller, hasta que decidicieron construir uno propio, el tipo 26, el cual, y para sorpresa de muchos, ganó la Targa Florio de 1926. Un año después dominaron nada más y nada menos que el Campeonato Italiano, teniendo como conductor a Ernesto Maserati. Para nadie es un secreto que la forma más efectiva de vender automóviles es ganando carreras, y esta marca ya había logrado su cometido.

En los años siguientes Maserati siguió cosechando éxitos, y para 1929 la calidad era tal, que batió el récord de velocidad en pista, luego de alcanzar más de 240 Km por hora en una distancia de 10 kilómetros. Al año siguiente, ganan por primera vez el GP de Trípoli.

Lo interesante de esta gran marca es que no solo eran unas estrellas en tierra, pues en 1931 el conde Theo Rossi Montelera XII obtuvo el máximo galardor sobre agua utilizando un motor Maserati.. Este mismo año, la marca lanzó su primer GT en el salón de Milán.

Época dorada

La década de los años 30 fue sin duda alguna la mejor época para Maserati, pues cada carrera que disputaban la ganaban sin problema. Pero, sin duda alguna esta empresa necesitaba concentrar las miras hacia la expansión, por lo que en 1937 los hermanos toman una difícil decisión, dejar la empresa en manos de la familia Orsi.

Con todos los cambios en puerta, dos años después la fábrica deja su natal Bolonia y es mudada a Módena, lugar en donde operan actualmente.

La calidad nunca bajó, y una muestra de ello fue el último triunfo obtenido durante la época dorada de la marca, el doblete en las 500 millas de Indianápolis en 1939 y 1940 respectivamente, pero luego de esto, la fábrica fue obligada a dejar el mundo de los automóviles a un lado y dedicarse a la construcción de armas bélicas para el ejécito italiano durante la Segund Guerra Mundial. Una vez que esta finalizó, Maserati volvió a la construcción de sus insignes autos deportivos y de competición.

F1

Como era de esperarse, y tras ser una de las marcas más famosas de fabricantes de motores para competición, Maserati se convirtió muy pronto en uno de los principales protagonista durante los primeros años de la Fórmula 1. En 1953, el famoso conductor Juan Manuel Fangio obtiene el 2do lugar en el campeonato, teniendo como competencia a Alberto Ascari y su rival más antiguo, Ferrari. Pero esto no quedó aquí, pues al año siguiente Maserati se reivindicó, logrando el primer lugar en el campeonato, teniendo como corredor de su famoso 250F, al Chueco de Balcarce.

1957 fue uno de los años más importantes para la marca del tridente, a pesar de haber sido el último año de victorias. En esta oportunidad, Fangio se alzó con el 5to título mundial, luego de haber vencido en un recordado GP de Alemania, este es considerado por muchos como el mejor de todos los tiempos.

Maserati fue el constructor de motores para diferentes escuderías dentro de la Fórmula 1. En 1966 construyó los motores para el equipo Cooper, pero dos años más tarde, Maserati hace alianzas estratégicas con la marca francesa Citroen, quienes le compran parte de las acciones.

A pesar de haberse retirado del mundo de las competiciones, Maserati siguió construyendo autos de carreras y a su vez continuó lazando grandes modelos de coches deportivos, en donde fusionaron una gran funcionalidad con el buen gusto y elegancia que caracteriza a la marca. Entre estos modelos podemos mencionar el Sebring, el Mistral y el famoso Quattroporte, el cual fue el carro más vendido en la historia de la marca del tridente.